La importancia del Networking

La importancia del Networking

¡Hola a todos! Como ya sabéis por nuestras redes sociales, ayer acabamos exhaustos tras asistir a dos Networking que, como siempre, nos parecieron muy interesantes y provechosos. Queremos sacarle partido a la experiencia doble para hacer un estudio en profundidad acerca de esta tendencia cada vez más común en el mundo empresarial.

Para los que acaban de llegar y vienen despistadillos, ¿qué es un Networking? Se trata de una acción de marketing, un encuentro de empresas de diferentes sectores (o un solo sector, también se organizan Networking especializados) donde el objetivo es conocer a posibles clientes, colaboradores o proveedores dentro de un ambiente distendido. Para los que os sentís padres de vuestro proyecto, es llevar al parque a vuestra empresa para que haga amiguitos, comparta sus historias y juegue con ellos.

Desde que nació Panda Rojo Producciones y conocimos esta actividad, no paramos de repetirlo: Tenemos la tremenda suerte de ser de Málaga, y os explicamos por qué. El Networking privado, es decir, de pago, existe en cualquier ambiente empresarial, pero nuestra ciudad está muy concienciada y volcada con los nuevos empresarios y emprendedores, y facilitan este servicio de manera gratuita a través de organismos como el Instituto Municipal de Formación y Empleo (IMFE) y Promálaga. Desde estas oficinas, además de ofrecer un espacio y una difusión para que empresarios de todos los distritos puedan reunirse, también lo hacen más atractivo incluyendo charlas, consejos, cursos e incluso desayunos o almuerzos. Resumiendo chicos, que el que no va es porque no quiere

Tranquilos, que no se trata de un post meramente publicitario… Vamos a convertirlo en algo práctico y útil, ¿os parece? Queremos compartir con vosotros lo aprendido tras haber asistido a varios encuentros. ¿Listos? Allá vamos:

1. Conoce bien tu empresa, tu producto y tus servicios

Esto es fundamental. Todos tenemos claro que los Networking están destinados a nuevos emprendedores, de acuerdo, pero antes de presentar al público tu empresa debes tener claro cómo es, qué objetivos tienes, cuál es tu público, qué ofreces… Son cosas que van perfilándose con el tiempo, pero debes intentar tenerlo lo más claro posible para que, cuando te pregunten, no te quedes en blanco o contestes algo que no se ajuste a la realidad.

2. Deja la timidez a un lado

Existen diferentes tipos de Networking, como os hemos dicho antes. Los hay que están vinculados a cursos o ponencias, y hay otros donde te sueltan en una sala llena de desconocidos y te quedas en un rincón hiperventilando y preguntándote qué haces ahí. No te preocupes, a todos nos ha pasado alguna vez. Cálmate, piensa en lo importante que es para ti dar a conocer a tu empresa, piensa en lo caro que te sale el autónomo y que necesitas cubrir gastos, y lánzate.

3. La primera impresión es muy importante

No os estamos contando nada nuevo, y por supuesto hay empresas especializadas en estos asuntos que podrán daros consejos más concretos en este aspecto. Pero lo incluimos porque lo vemos completamente necesario. Si se te ve nervioso (de una manera moderada, no correteando por la sala) no te preocupes, es normal y quizás la persona que esté frente a ti también lo esté.

Lo importante es que seas amable, abierto y sepas conversar. Has venido a un Networking a hablar de tu empresa y a conocer a otras, pero quizás la conversación se vaya por otros derroteros y acabes un poco frustrado. Oye, no pasa nada. Para eso están las tarjetas, móviles y correos electrónicos. Lo importante es generar un feeling con los demás, que te identifiquen con tu empresa y retomar más adelante el contacto con quien de verdad te haya interesado.

Nota importante: POR EL AMOR DE DIOS, NO OLVIDÉIS LAS TARJETAS DE VISITA.

4. Papel y boli nunca están de más

¿Sois conscientes de la cantidad de gente que puede asistir a un Networking? ¿Habéis observado la cantidad de nombres originales, diferentes, en inglés o extraños que hay? ¿Sabéis cuántos sectores diferentes puedes encontrar en solo una sesión? Une todos estos factores y tiembla. Quizás tengas un don, quizás seas EL ELEGIDO, pero si no es así, es imposible que recuerdes absolutamente todas las caras, todas las empresas y todos los servicios que has visto en un par de horas. Apúntalo todo, toma notas junto a los nombres que escribas o en las propias tarjetas. No solo salvará el día, sino que te facilitará el trabajo cuando quieras ponerte en contacto con ellos.

5. Aporta experiencias

Recuerda que en estos encuentros la mayoría de asistentes son nuevas empresas que quieren conocer cómo van las cosas por la ciudad. Comparte anécdotas que te hayan ocurrido en el trabajo, menciona instituciones a las que acudir en busca de ayuda e incluso, humildemente, permítete dar consejos que puedan abrirle los ojos o dar ideas a tu interlocutor. Al fin y al cabo estamos todos igual de asustados ante la magnitud de la palabra EMPRESA y ese apoyo entre nosotros es muy positivo. Mucho ojo con todo esto, intentad evitar parecer charlatanes, contar debilidades de vuestra empresa o hablar mal de otras, tened en cuenta que se trata de un primer contacto y no sabéis a ciencia cierta con quién estáis tratando. Debéis encontrar un equilibrio adecuado entre amabilidad y cautela.

6. La competencia se convierte en red de colaboradores

Ir a un lugar a presentar tu empresa pensando que es única, inigualable y la más especial, y de repente oír que de 30 personas, 15 se dedican a algo muy parecido a lo tuyo puede desinflarte un poco al principio. Nosotros lo hemos vivido en nuestras carnes, ya sabéis que la comunicación es una base fundamental en hoy en día y abundan las agencias, consultorías y empresas relacionadas con ella. Quizás cueste un poco al principio, pero hay que cambiar el chip. No tomemos a esas personas como competencia, sino como colaboradores.

No queremos decir con esto que todos vayamos a ser súper amigos y el mundo sea de color de rosa, el primer objetivo de mi empresa es ganar dinero porque yo tengo que comer. Pero lo que sí está claro es que esa rivalidad debe desaparecer, ya que, al menos en comunicación, hay muchos ámbitos de actuación y no podemos especializarnos en absolutamente todo. Aunque no puedas ofrecer un servicio, te convertirás en un buen referente para el cliente si tienes una agenda de contactos amplia y tienes a alguien de confianza que recomendarle.

7. Mantente animado sea cual sea el resultado

Puede que al final del Networking no hayas hablado con toda la gente que te hubiera gustado, o no hayas repartido todas las tarjetas, o simplemente no te quedes con una buena sensación. Anímate, has hecho mucho. Te has levantado dispuesto a darlo todo por tu empresa, has olvidado los miedos y la timidez para hablar con desconocidos o al menos escucharlos, has estado presente, te han visto. Piénsalo, si te hubieras quedado en casa, hubieras hecho mucho menos. Aprende de tus errores y recarga las pilas para la siguiente ocasión, y poco a poco te convertirás en un experto.

Estos son, para nosotros, los pilares para aprovechar al máximo un Networking. Quizás vosotros podáis aportar más, y recordad que nunca somos competencia, sino colaboradores. ¿Os animáis a comentar? 🙂

Comments are closed.